ambunort es una empresa de servicios sanitarios; gestión y transporte sanitario en el norte de córdoba, sitio web www.ambunort.com Corte de digestión, ¿mito o realidad? – Ambunort, S.L.

Corte de digestión, ¿mito o realidad?

  • 0
nina-mar-olas

Corte de digestión, ¿mito o realidad?

Siguiendo con las recomendaciones y a riesgos de ser pesados, no podíamos dejar pasar este tema y aunque sea el ultimo de estos post, no por ello será el menos importante.

nadar_corte_digestion

Todo el mundo se ha visto obligado a esperar dos horas eternas para volver a bañarse después de comer en la playa, normalmente debido a las amenazas de los padres con los temibles peligros de padecer un corte de digestión. Sin embargo, ¿qué es exactamente esta crisis que puede llevar incluso a una persona a ahogarse si la sufre durante un baño?

De los 359.000 casos de ahogamiento que según la Organización Mundial de la Salud se producen al año en el mundo no hay ninguno  directamente causado por un corte de digestión. Y es que el comúnmente llamado corte de digestión se refiere más bien a los síntomas digestivos que tienen lugar al producirse un choque térmico. “Cuando una persona se introduce en agua fría, muy rápidamente, en especial después de una comida copiosa, puede sufrir un mareo, náuseas o malestar”, aclara Irene Bretón, del área de nutrición de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN). Sin embargo, según los expertos la denominación de estos síntomas como corte de digestión es incorrecta, porque no se produce una interrupción de las funciones digestivas.

“El nombre correcto es síndrome por inmersión o hidrocución. Cuando el cuerpo entra en contacto con agua fría, se producen unos cambios en la presión arterial y en la frecuencia cardiaca, que dan lugar a síntomas como malestar general, náuseas o debilidad. La disminución de la presión arterial puede producir incluso pérdida de conocimiento o un infarto. Si la persona está en el agua, se puede ahogar”, expone la experta. El riesgo de padecer estos síntomas ante un cambio brusco de temperatura tras la ingesta de una comida es mayor en personas mayores o que toman alguna medicación, no tanto en los niños.

Por lo tanto, aunque puede que los padres exageren en sus precauciones ante los peligros de este síndrome, lo cierto es que, aunque esté incorrectamente denominado, los prejuicios que puede causar son una realidad.

¿Cómo prevenir un corte de digestión?

Según Irene Bretón, la medida más sencilla para prevenir los síntomas causados por los choques términos esevitar  bañarse o nadar en agua fría después de comer y, sobre todo, en caso de que existan factores de riesgo que puedan propiciar este cuadro, como comidas copiosas, temperaturas extremas o antecedentes médicos de riesgo.

Asimismo, es de gran importancia aprender a reconocer los síntomas de manera precoz, antes de que la caída de la tensión arterial tenga consecuencias graves. “Si una persona nota malestar o náuseas al entrar en el agua, es conveniente que salga y permanezca en reposo, mejor con las piernas en alto”, aconseja la especialista en endocrinología y nutrición. Además Bretón hace énfasis en la importancia de la ayuda sanitaria precoz, pues los casos graves requieren una intervención urgente con un protocolo específico.

 

Cómo evitar el mal llamado ‘corte de digestión’

nina-mar-olas

Cuando una persona se introduce en agua fría de forma rápida, sobre todo después de una comida abundante, puede sufrir mareos, náuseas y cierto malestar. En algunos casos, la disminución de la presión arterial produce incluso pérdida de conocimiento, que puede tener consecuencias fatales si la persona está dentro del agua. Este riesgo es real; sin embargo, el nombre que popularmente se ha dado a estos síntomas no es correcto. El mal denominado “corte de digestión” con el que los padres atemorizan a sus hijos cada verano es realidad un “síndrome por inmersión” o hidrocución, un síncope que no tiene nada que ver con la interrupción de las funciones digestivas pero que puede resultar igualmente muy peligroso. Estos son algunos consejos para evitarlo:

  • Procurar no bañarse después de comer. Como decían nuestro padres, es recomendable esperar entre 2 y 3 horas antes de entrar al agua y hacerlo de forma progresiva. Se aconseja además realizar comidas ligeras antes de sumergirse en la playa o en la piscina.
  • Es aconsejable mojarse antes de entrar al agua. Acostumbrar el cuerpo a la temperatura del agua es un proceso lento y progresivo. Si se siente mucho frío, hay que salir del agua inmediatamente.
  • Evitar nadar después de la ingesta de comida. Aunque el esfuerzo físico no interfiere en el funcionamiento del proceso digestivo, se ha descrito un reflejo gastrocoronario consistente en la constricción de las arterias que riegan el corazón al aumentar la presión en el interior del estómago. Si bien las personas sanas pueden nadar después de comer sin ningún peligro, es mejor guardar las precauciones debidas.
  • Tener cuidado con los cambios bruscos de temperatura. Esta recomendación deben tenerla en cuenta en especial las personas mayores o con enfermedades cardiovasculares, ya que son más propensas a sufrir enfriamiento o hidrocución (parada cardiaca y respiratoria por inmersión en el agua fría).
  • Nadar en zonas vigiladas y con medidas de seguridad. Si se nada en la playa, es aconsejable hacerlo siempre en zonas vigiladas por socorristas y observar las banderas. La bandera roja significa playa cerrada a bañistas, la amarilla indica precaución y la verde, mar calma. Evita alejarte de la costa y nada siempre paralelamente a ella.

 

piscina-cortes-digestion-efe--644x362

 

El síncope de hidrocución o corte de digestión consiste en la pérdida súbita de conocimiento. Aunque los síntomas de este trastorno no suelen revestir gravedad, en algunos casos cabe la posibilidad de que el afectado sufra un shock, como le ocurrió a Óscar García Junyent, jugador del Enpanyol, en un partido contra el Numancia en enero de 2001. En un momento del encuentro, el futbolista cayó desplomado al suelo sin haber tenido contacto con ningún jugador. En estas situaciones, es de vital importancia una rápida actuación, toda vez que puede producirse una parada respiratoria al obstruir la lengua las vías respiratorias como consecuencia de la pérdida de consciencia.

“Los primeros auxilios han de ir encaminados a restablecer la vía aérea, siendo el tratamiento más adecuado la utilización de una cánula de tipo Mayo o tubo de Guedel, para posteriormente ventilar con un balón de oxígeno”, explicaba a África López, médico del Centro de Deportistas de Alto Rendimiento (CAR) tras aquel suceso. Esta cánula es un tubo de plástico en forma de ‘S’ que desplaza la lengua y permite que entre el aire insuflado con el balón. Esta técnica de auxilio, fue la utilizada por el doctor Salvador Oliveras, jefe de los servicios médicos del Espanyol y evitó la asfixia del jugador.

Una vez aplicadas estas medidas de urgencia, Óscar García fue trasladado en ambulancia al Hospital Clínico de Barcelona y recuperó la consciencia antes de llegar al centro. No obstante, en opinión de la experta, si el paciente no retoma la consciencia y no remite el shock, “se requiere la utilización de las técnicas de reanimación cardiopulmonar y sería aconsejable la intervención de una UVI móvil”.

“La causa más frecuente de este síncope suele ser una inmersión brusca en el agua o la realización de un ejercicio físico intenso”, afirmaba la experta. “Los deportistas con tendencia a una frecuencia cardíaca baja tienen más posibilidades de sufrir estos síncopes”, añade. Pero también las personas mayores o los pacientes sometidos a algún tipo de tratamiento.

En caso de sufrir un síncope de hidrocución, se corre el riesgo de asfixia toda vez que la lengua empuja la epiglotis y el esófago queda obstruido. De esta forma el aire no puede circular y se interrumpe la respiración. La parada respiratoria se puede evitar gracias a la aplicación de técnicas de primeros auxilios.

Existen tres técnicas para impedir que alguien se ahogue:

  • Tubo de Guedel: Se separa la lengua, se introduce el tubo de Guedel y se abren las vías respiratorias.
  • Abrir la mandíbula: En ocasiones es necesario abrir la mandíbula, e incluso romperla, para separar la lengua y hacer el boca a boca.
  • Separar la lengua con los dedos: En ocasiones sólo con separar la lengua con los dedos se puede salvar a una persona.

Esperamos que os sirvan estas recomendaciones y paséis un Verano agradable, un saludo desde Ambunort,

 


Leave a Reply